Solicitar más información
Solicitar más información

Síndrome doloroso del trocánter mayor

PROTOCOLO RADIAL

Valores del protocolo radial:

Presión: 3 bar

Impulsos: 2000

Frecuencia: 10-12 Hz

Aplicador: 36 mm

Energía total: 46 mJ/mm2

Número de sesiones: 3 (1 por semana)

Información médica

El síndrome doloroso del trocánter mayor hace relación a diversos trastornos del espacio lateral peritrocantérico de la cadera, como tendinopatías en los músculos glúteos medio y menor, la bursitis trocantérica, y el síndrome de la cadera en resorte.

Los principales síntomas clínicos son un dolor y una sensibilidad reproducible en la zona del trocánter mayor y/o en la nalga o la cara externa del muslo. Esta enfermedad se diagnostica por sus síntomas clínicos. El diagnóstico por imagen se debe utilizar para descartar otras causas del dolor de cadera o para confirmar el diagnóstico del síndrome doloroso del trocánter mayor en caso de duda.

El trocánter mayor es el punto de anclaje de los tendones de cinco músculos: lateralmente, del glúteo medio y el glúteo menor y medialmente, del piriforme externo e interno. Al igual que en el hombro, se pueden producir lesiones y una consiguiente degeneración de los componentes del manguito rotador de la cadera, lo que comienza con una tendinitis, una tendinosis y posibles desgarros. Este proceso se produce con mayor frecuencia en el glúteo medio que en el glúteo menor. 

Además, hay tres bolsas sinoviales alrededor de la cara lateral del trocánter mayor: las bolsas que quedan bajo el glúteo mayor y el glúteo medio, y la del glúteo menor. Se cree que estas bolsas sinoviales sirven para acolchar los tendones del glúteo, la cintilla iliotibial y el músculo tensor de la fascia lata. La bursitis trocantérica se produce mayoritariamente de manera secundaria tras un roce repetitivo del trocánter mayor con la cintilla iliotibial, debido a los movimientos de flexión y extensión de la cadera. Además, la bursitis trocantérica se suele asociar con sobreesfuerzo, traumas y otros problemas que pueden alterar los andares normales de una persona. 

Se ha constatado que el síndrome doloroso del trocánter mayor afecta a entre un 10% y un 25% de la población, con una mayor incidencia sobre la femenina que sobre la masculina. 

El tratamiento de las tendinopatías en la región glútea incluye el reposo, los fármacos antiinflamatorios y la fisioterapia centrada en ejercicios de fortalecimiento y mejora de la movilidad. La bursitis trocantérica suele ser incapacitante y responde al reposo, la aplicación de hielo, los fármacos antiinflamatorios y la fisioterapia centrada en ejercicios de estiramiento, flexibilidad, fortalecimiento y reeducación de la marcha. Si los síntomas persisten, se pueden aplicar inyecciones de anestésicos locales y corticoesteroides en las bursas, que pueden aliviar eficazmente el dolor. 

La terapia de ondas de choque radiales (rESWT®) ha demostrado su eficacia en los casos persistentes de síndrome doloroso del trocánter mayor. Si la rESWT® no resulta ineficaz, se debe considerar una intervención quirúrgica, en aquellos casos donde se hayan descartado otros posibles orígenes para los síntomas del paciente.

 

 

Estudios

Rompe JD, Segal NA, Cacchio A, et al. Home training, local corticosteroid injection, or radial shock wave therapy for greater trochanter pain syndrome. Am J Sports Med 2009;37 1981-1990. Consultar estudio.

Furia JP, Rompe JD, Maffulli N. Low-energy extracorporeal shock wave therapy as a treatment for greater trochanteric pain syndrome Am J Sports Med 2009;37:1806-1813. Consultar estudio.

PROTOCOLO FOCAL

Valores del protocolo focal:

Profundidad penetración: 30-60 mm

Densidad de flujo de energía total por emisión de onda de choque: 0,150-0,355 mJ/mm²

Nº de sesiones: 3-5 (en un intervalo de 7-14 días)

Frecuencia: 8 Hz

Impulsos: 2000-2500

Información médica

El síndrome de dolor trocantérico (tendinitis trocantérea) se caracteriza por dolor agudo crónico o intermitente en el área del trocánter mayor o que irradia a áreas adyacentes alrededor de la cadera y el muslo. Los factores precipitantes suelen ser una sobrecarga aguda o crónica de la musculatura y los ligamentos, particularmente en el lado lateral de la cadera. El exceso de tensión puede provocar irritación inflamatoria crónica en el área del trocánter. Esto típicamente se manifiesta como dolor agudo a la palpación del trocánter mayor en la articulación de la cadera. En casos raros, las imágenes pueden mostrar la presencia de una bursitis "verdadera". Los pacientes pueden experimentar dolor al realizar ciertos movimientos, y ocasionalmente el dolor se irradia hacia la pierna afectada.