Solicitar más información
Solicitar más información

Síndrome de estrés medial de la tibia

PROTOCOLO RADIAL

Valores del protocolo radial:

Presión (bar): 2,5 bar

Impulsos: 2000

Frecuencia: 10-12 Hz

Aplicador: 15 mm

Sumatorio de dosis de densidad de flujo de energia total: 166 mJ/mm2

Número de sesiones: 3 (1 por semana)

Información médica

El síndrome de estrés medial de la tibia (MTSS), más conocido como «dolor en las espinillas», es una lesión frecuente causada por sobreesfuerzo o estrés repetitivo de las extremidades inferiores. 

Este trastorno es una de las causas más comunes de dolor por esfuerzo en las piernas de los deportistas, y por lo general se presenta como un dolor difuso de las extremidades inferiores, a lo largo del tercio medio/distal de la tibia. El MTSS hace su aparición con un dolor que se caracteriza por (I) empeorar al inicio el ejercicio, (II) disminuir gradualmente a lo largo del entrenamiento, y (III) desaparecer en cuestión de minutos tras el ejercicio. Más tarde, el dolor puede aparecer con menos actividad, y producirse incluso en estado de reposo. Esta enfermedad se diagnostica por sus síntomas clínicos.

Se debe utilizar el diagnóstico por imagen para descartar otras causas del dolor de piernas por esfuerzo, o para confirmar el diagnóstico de MTSS en caso de duda. 

Parece que los factores que más habitualmente intervienen en el MTSS son los errores de entrenamiento («demasiado o demasiado rápido»). Este trastorno es más frecuente en corredores, jugadores de fútbol y baloncesto, así como en bailarines. Cabe destacar que el MTSS casi siempre está asociado con anomalías biomecánicas en las extremidades inferiores, lo que incluye anomalías en la rodilla, torsión tibial, anteversión femoral, anomalías en el puente del pie o una dismetría en la longitud de las piernas. Sin embargo, un calzado inadecuado (incluso por mero desgaste) también puede contribuir a que se produzcan dolores en las espinillas. Al MTSS, pueden contribuir varias lesiones por estrés de la tibia, como por ejemplo tendinopatías, periostitis, o disfunción de los músculos tibial posterior, tibial anterior y sóleo. Parece que las mujeres sufren más este trastorno que los hombres, y tienen el triple de posibilidades de que el MTSS progrese en una fractura por estrés. 

El tratamiento del MTTS debería comenzar con reposo y aplicación de hielo en la fase aguda, seguidos de ejercicios de bajo impacto y de entrenamiento cruzado a lo largo de la rehabilitación, y de un programa modificado de entrenamiento (disminución de la intensidad, la frecuencia y la duración, ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento, y el uso de calzado adecuado que proporcione una correcta amortiguación). Ortesis, terapia manual, inyecciones también pueden ser de ayuda para aliviar los síntomas. A los pacientes que no respondan al tratamiento conservador en el plazo de seis meses, se les puede someter a la terapia de ondas de choque radiales (rSWT®). En los casos más persistentes de MTSS, también debería considerarse la cirugía.

 

Estudios

Rompe JD, Caccio A, Furia JP, et al. Low-energy extracorporeal shock wave as a treatment for medial tibial stress syndrome. Am J Sports Med 2010 Jan; 38(1):125-32. Epub 2009 Sep 23. Consultar estudio.

PROTOCOLO FOCAL

Valores del protocolo focal:

Profundidad penetración: 5-10 mm

Densidad de flujo de energía total por emisión de onda de choque (mJ/mm²): 0,089-0,271 mJ/mm²

Nº de sesiones: 3-5 (en un intervalo de 5-14 días)

Frecuencia (Hz): 8 Hz

Impulsos: 2000-2500

Información médica

El síndrome de estrés tibial medial es un síndrome de dolor crónico que se presenta a lo largo de la tibia y que puede irradiarse a lo largo de toda la longitud de la tibia. El síndrome de estrés tibial se informa comúnmente en atletas que participan en deportes que requieren frecuentes arranques y paradas bruscas. Los corredores también pueden verse afectados por el síndrome de estrés tibial. El dolor generalmente es el resultado de una irritación de los tendones del músculo tibial anterior debido a un sobreesfuerzo agudo o crónico. El dolor puede ser causado tanto por los tendones inflamados como por los puntos gatillo miofasciales en el músculo tibial anterior.
El uso de aplicaciones de ondas de choque enfocadas se ha descrito en la literatura como un complemento útil para las terapias convencionales.