Solicitar más información
Solicitar más información

PROTOCOLO RADIAL

Valores del protocolo radial


Presión: 2,5 bar

Impulsos: 5000

Frecuencia: 12 Hz

Aplicador: 15 mm trigger

Sumatorio de dosis de densidad de flujo de energia total: 318 mJ/mm2

Número de sesiones: 3 (1 por semana)

Aún no está claro si los MFTP son verdaderas entidades patológicas. Se ha postulado que la lesión muscular o el estrés altera el retículo endoplasmático de las fibras musculares, liberando iones de calcio libres. Estos iones de calcio libres hacen que la actina y la miosina de las fibras musculares se queden fijas en su lugar, siempre y cuando haya disponible ATP (adenosín trifosfato). La contracción resultante de las partes más pequeñas del músculo lleva a la disminución del flujo sanguíneo con la consiguiente isquemia y liberación de sustancias dolorosas como la serotonina, la histamina y las prostaglandinas en el área afectada.

Los MFTP son una dolencia muy común, especialmente en la musculatura cervical. Hasta el 85 % de los dolores de espalda, y aproximadamente el 55 % de los dolores de cuello y de cabeza son causados por el dolor miofascial. 

El rango de edades con mayor incidencia va de los 30 a los 50 años. La incidencia entre mujeres es superior que entre hombres. Muy a menudo, los MFTP están vinculados a malas posturas. Cabe destacar que los MFTP producen con frecuencia trastornos neurológicos como dolor de cabeza, mareos, síntomas sensoriales y problemas gastrointestinales. 

El tratamiento de los MFTP debe comenzar con una técnica manual que consiste en aplicar presión en un punto gatillo, para liberar la contracción patológica del segmento de músculo, y para estirar el segmento y recuperar la longitud normal de la fibra muscular. Esto puede ir acompañado de técnicas de gestión del estrés y de relajación. El tratamiento farmacológico es inespecífico y puede incluir relajantes musculares, antiinflamatorios no esteroideos (NSAID) o anticonvulsivos, o la aplicación tópica de un anestésico local o de toxina botulínica. 

La terapia de ondas de choque radiales (rSWT®) es muy eficaz para los MFTP y puede imitar a la terapia manual al aplicar presión en un punto gatillo para liberar la contracción patológica del segmento muscular. La prevención de recaídas debería centrarse en cambios ergonómicos apropiados en la actividad diaria del paciente, para evitar el estrés repetitivo de los músculos lesionados.

 

ESTUDIOS

Bauermeister W.  Stosswellentherapie beim idiopathischen Rückenschmerz pseudoradikulären Syndromen. In: Maier m, Gillesberger F: Abstract 2003 zur Muskuloskelettalen Stosswellentherapie: Norderstedt, 2003, 29-34. Consultar estudio.

PROTOCOLO FOCAL

Valores del protocolo focal


Profundidad penetración: Según diagnóstico

Densidad de flujo de energía total por emisión de onda de choque: 0,032-0,28 mJ/mm²

Nº de sesiones: 1-5 sesiones

Frecuencia: 8 Hz

Impulsos: 1000-5000

Información médica


Los puntos gatillo miofasciales (mTrP) son "nudos" localizados, palpables o bandas tensas de fibras musculares en un músculo. Típico para mTrP es el llamado "dolor referido" con dolor que ocurre en un área distante del área palpada.
Los criterios de diagnóstico para los puntos desencadenantes miofasciales incluyen: bandas tensas, nódulos sensibles, reconocimiento del dolor, dolor referido y contracción local. El diagnóstico se basa en un examen manual con palpación de los puntos gatillo. Las imágenes solo son necesarias para excluir otras patologías.

La palpación profunda es necesaria para encontrar y localizar con precisión mTrP. Los criterios antes mencionados "dolor referido" y "reconocimiento del dolor" son particularmente importantes para un diagnóstico correcto ya que son característicos de la mTrP activa y juegan un papel importante en los síntomas del paciente. 

Los puntos gatillo miofasciales a menudo se localizan en el centro del músculo afectado. Las ondas de choque piezoeléctricas con su punto focal preciso son extremadamente buenas para localizar los puntos desencadenantes del "dolor referido". Incluso los puntos gatillo profundamente arraigados se pueden diagnosticar y tratar con precisión.