Solicitar más información
Solicitar más información

Fascitis plantar - Espolón calcáneo

PROTOCOLO RADIAL

Valores del protocolo radial:

Presión: 2,5 bar

Impulsos: 2500

Frecuencia: 10-12 Hz

Aplicador: 15 mm

Sumatorio de dosis de densidad de flujo de energia total: 166 mJ/mm2

Número de sesiones: 3 (1 por semana)

Información médica

La fasciopatía plantar (PF) es un trastorno doloroso agudo o crónico de la fascia plantar que se extiende entre la tuberosidad medial del calcáneo y las falanges proximales de los dedos de los pies. 

Es la causa más frecuente de dolor plantar del talón, y representa aproximadamente entre un 11 y un 15% de las consultas médicas por síntomas dolorosos en los pies. Su principal síntoma clínico es dolor de talón, sobre todo por la mañana o tras un periodo de descanso. Los pacientes suelen referir la remisión del dolor después de caminar. El origen del dolor generalmente se encuentra en la fascia plantar, es decir, en el tubérculo calcáneo medial. La flexión dorsal pasiva de los dedos de los pies puede agravar el dolor en algunos pacientes, sobre todo en aquellos con PF crónica. Los pacientes que sufren de PF crónica también pueden presentar inflamación de la almohadilla del talón. Esta enfermedad se diagnostica por sus síntomas clínicos.

El diagnóstico por imagen se debería utilizar para descartar otras causas del dolor plantar del talón, o para confirmar el diagnóstico de PF, en caso de duda. Sin embargo, un examen histológico de muestras (biopsia)  extraídas a pacientes durante una cirugía para tratar síntomas crónicos ha revelado que la PF crónica está vinculada a cambios degenerativos en la fascia. En consecuencia, la enfermedad se caracteriza mejor como «fasciopatía» que como «fascitis», y se asemeja a la situación que causan otros problemas por sobreesfuerzo del tendón. 

En los Estados Unidos, se trata cada año a más de dos millones de personas de PF. A lo largo de su vida, hasta el 10% de la población experimentará dolor plantar del talón. Tanto los atletas como los ancianos suelen acudir al médico por un caso de PF. 

El tratamiento de la enfermedad debería iniciarse con medidas de tratamiento conservadoras, como por ejemplo: reposo, fisioterapia, estiramientos, ejercicios, plantillas para calzado, ortesis, férulas nocturnas, fármacos antiinflamatorios no esteroideos, e inyecciones locales de corticoesteroides. A los pacientes que no respondan al tratamiento conservador en el plazo de seis meses (entre un 10% y un 20% de los pacientes), se les puede someter a la terapia de ondas de choque radiales (RSWT®). En los casos más persistentes de PF, también se debería considerar la cirugía.

En periodo de tratamiento con ondas de choque (focal o radial) es como consenso actual él no usar cualquier método o medicación antiinflamatoria o bien que baje la vascularización en la zona tratada como el aplicar hielo en la zona tratada. En el caso de las infiltraciones se recomienda el aplazar el tratamiento de ondas de choque como mínimo de 4 semanas tras la última infiltración.


 

 

Estudios

Gerdesmeyer L, Frey C, Vester J, et al. Radial extracorporeal shock wave therapy is safe and effective in the treatment of chronic recalcitrant plantar fasciitis: results of a confirmatory randomized placebo-controlled multicenter study. Am J Sports Med 2008;36:2100-2109. Consultar estudio.

Ibrahim M, Donatelli R, Schmitz C, et al. Successful treatment of chronic plantar fasciitis with two sessions of radial extracorporeal shock wave therapy. Foot & Ankle Int. 2010 May; 31 (5):391-97 20460065. Consultar estudio.

PROTOCOLO FOCAL

Valores del protocolo focal:

Profundidad penetración: 10-20 mm

Densidad de flujo de energía total por emisión de onda de choque: 0,077-0,355 mJ/mm²

Nº de sesiones: 3-5 (1-2 por semana)

Frecuencia: 8 Hz

Impulsos: 2500-3000

Información médica

La fascitis plantar o el espolón del talón es una afección común. El dolor en el talón plantar se genera cuando se ejerce una tensión excesiva en la inserción de la fascia plantar y de ciertos músculos del pie en el calcáneo distal. La etiología precisa de la fascitis plantar no ha sido dilucidada. Se ha sugerido que puede tener una etiología multifactorial, como resultado de una sobrecarga mecánica repetitiva en la fuente de la aponeurosis plantar. Esto conduce a repetidos microtraumatismos en la fascia plantar con posterior inflamación tisular. Las imágenes a menudo muestran un espolón óseo (espolón en el talón). Los pacientes inicialmente se quejan de dolor intermitente que aumenta gradualmente con el tiempo y reduce fuertemente la capacidad de carga del talón y la planta del pie. Característicamente, el dolor es mayor inmediatamente al levantarse por la mañana, durante las actividades de soporte de carga o después de un período más prolongado cuando no se ejerce presión sobre el talón; este dolor generalmente disminuye o desaparece después de tomar algunos pasos. El dolor ha sido descrito como fuerte, agudo y punzante. El dolor ocurre durante las actividades físicas y a menudo disminuye cuando el pie está en reposo. El tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque piezoeléctricas focalizadas se ha convertido en una terapia ESWT establecida.