Solicitar más información
Solicitar más información

Dolor lumbar idiopático

PROTOCOLO RADIAL

Valores del protocolo radial:

Presión: 2,5 bar

Impulsos: 5000

Frecuencia: 12

Aplicador: 15 mm trigger

Sumatorio de dosis de densidad de flujo de energia total: 318 mJ/mm2

Número de sesiones: 3 (1 por semana)

Información médica
El dolor lumbar sin ciática, sin estenosis ni deformación grave de la columna vertebral (en lo sucesivo, dolor lumbar idiopático (ILBP) es frecuente y afecta a personas de todas las edades. Es la segunda enfermedad más habitual tras el resfriado común, y una de las principales causas de visita a los consultorios médicos.

Su prevalencia puntual llega al 33%, su prevalencia anual al 73%, y su prevalencia a lo largo de toda la vida supera el 70% en la mayoría de los países industrializados, con una incidencia anual de entre el 15 y el 20% en los Estados Unidos. En los adultos físicamente activos que no solicitan atención médica, la incidencia anual del dolor lumbar idiopático clínicamente significativo con una incapacidad funcional asociada es aproximadamente de entre un 10% y un 15%. A lo largo de los últimos años, se ha observado un alarmante aumento de la prevalencia del dolor lumbar idiopático crónico en los países industrializados, que afecta tanto a hombres como a mujeres de todas las edades y etnias.

El impacto social y económico del ILBP es muy considerable. Es la causa más frecuente de incapacidad en las personas de menos de 45 años. En su forma aguda, dura entre tres y seis semanas, curándose después, aunque las recaídas son frecuentes y a menudo se vuelven apresentar síntomas de baja intensidad años después de ese primer episodio.

Entre los factores de riesgo para desarrollar un ILBP incapacitante, ya sea crónico o persistente (es decir, que dure más de tres meses o más de seis meses) están la angustia psicológica previa, la existencia de elementos de compensación en conflicto, otras clases de dolor crónico y la insatisfacción laboral. El diagnóstico se basa en sus características clínicas. El diagnóstico por imagen se debe utilizar para descartar otras causas de dolor lumbar (en especial, en los casos crónicos), o para confirmar el diagnóstico de ILBP, en caso de duda.

Los objetivos de tratamiento de los pacientes con ILBP son:
Aliviar el dolor, recuperar la movilidad, acelerar la recuperación para que el paciente pueda regresar a sus actividades diarias normales lo antes posible, evitar el desarrollo de una dolencia crónica, y devolver al paciente la independencia física y económica, como la comodidad de manera que se mantenga a lo largo del tiempo.

Sin embargo, el tratamiento de los pacientes con ILBP se enfrenta a los siguientes problemas:
La mayoría de los dolores de espalda carecen de causa identificable; es inusual que se dé una enfermedad sistémica subyacente; la mayoría de los episodios de dolor de espalda son inevitables y lo que es más importante, pocos tratamientos, por no decir ninguno, han demostrado ser eficaces con el ILBP.

Entre estos tratamientos, se encuentran: el reposo en cama, el ejercicio, los fármacos antiinflamatorios no esteroideos y el paracetamol, los relajantes musculares y opiáceos (cuando el paracetamol o los antiinflamatorios no esteroideos no alivian el dolor), la fisioterapia, y en última instancia, la cirugía (en casos de síndrome de cauda equina, infecciones, tumores y fracturas que compriman la médula espinal, inestabilidad mecánica de la espalda, y quizás, undolor intratable con un test de Lasègue positivo y sin respuesta a medidas terapéuticas conservadoras).

Sin embargo, los efectos analgésicos de muchos tratamientos para los dolores lumbares no específicos son leves y no difieren en poblaciones con síntomas agudos o crónicos. La terapiade ondas de choque radiales (rESWT®) es una alternativa a los tratamientos conservadores, y se debería utilizar antes de plantearse una cirugía

 

 

Estudios

Bauermeister W. 

Stosswellentherapie beim idiopathischen Rückenschmerz pseudoradikulären Syndromen. In: Maier m, Gillesberger F: Abstract 2003 zur Muskuloskelettalen Stosswellentherapie: Norderstedt, 2003, 29-34. Consultar estudio.